Logo Logo small

Logo Logo Small

  1. Youtbe
  2. Instagram
  3. Twitter
  4. Facebook
Cortesía

CON ‘HAT-TRICK’ DE RAÚL ISIORDIA, RAYADOS VENCIÓ AL VERACRUZ EN 1979

01 de Abril de 2022. 9:00 pm.

Después de dos temporadas sin clasificar (1976-1977 y 1977-1978), los Rayados de Monterrey regresaron al protagonismo del futbol mexicano gracias a la fuerte inversión que realizó la directiva en el verano de 1978.

Ya sin las figuras de los años anteriores, como Milton Carlos, Juan González, Paco Solís, Nilo Acuña y Francisco Bertocchi, el equipo regiomontano iniciaba prácticamente una nueva era.

Con un gran esfuerzo económico, la directiva reforzó al plantel en casi todas sus líneas. Entre esas nuevas contrataciones destacaban los férreos defensores Carlos Gómez y Rigoberto Cisneros, y el extremo derecho Raúl Isiordia (los tres mundialistas en Argentina 1978), así como los brasileños Carlos Alberto Zanata, Zé Rodrigues y Antonio das Graças “Totonho”.

Para culminar la labor, el Monterrey trajo a Otto Gloria, director técnico brasileño de fama mundial que 12 años antes llevó a la Selección de Portugal al tercer lugar del mundo en la Copa Mundial de Futbol Inglaterra 1966, donde brilló el astro Eusébio.


Dos leyendas del futbol mundail: Eusébio (izq.) saluda a Otto Gloria.

Al tener un técnico nuevo y tantos jugadores de reciente ingreso, el equipo tardó en agarrar ritmo. A pesar de ello, el Monterrey marchaba en noveno lugar general y en segundo de su grupo cuando el torneo terminó su primera mitad.

América, Guadalajara, Atlante y Veracruz acompañaban a los Rayados en el Grupo 1. El América terminó de líder de grupo al concluir la primera mitad de la campaña en la jornada 19.

Tan solo cuatro jornadas después, los Rayados no solo habían conseguido desbancar al cuadro capitalino, sino que llegaron a sacarle cuatro puntos de ventaja a América y Guadalajara, sus dos más cercanos perseguidores. Cabe recordar que en aquel entonces los triunfos solo otorgaban dos puntos.


Roberto Cisneros, mundialista mexicano.

A partir de la jornada 24, el Monterrey cayó en una mala racha y las cosas se complicaron. En esa jornada visitaron el Estadio Olímpico Universitario y fueron derrotados 2-0 por los Pumas con dos anotaciones del legendario Cabinho.

En la semana siguiente, y jugando en casa, los Rayados perdieron por la mínima ante el León. En la 26, empataron sin goles en su visita al Atlante.

Posteriormente, en la jornada 27 y en el Universitario, Rayados y Cruz Azul empataron a uno. Por último, en la siguiente semana, los Rayados perdieron en su visita a San Luis al caer 2-1 con el Atlético Potosino.


Parte del plantel de los Rayados de Monterrey.

Tras cinco semanas sin ganar, y ya con el Guadalajara a tan solo un punto, los Rayados tenían que ganar sí o sí en la jornada 29. La situación lucía inmejorable porque el rival que los visitaría esa vez fue el colero general: el Veracruz.

La cita entre regiomontanos y veracruzanos tuvo lugar el sábado 24 de marzo de 1979 a las 17:00 horas en el Estadio Universitario.

La alineación que Gloria envió a la cancha fue la siguiente: José Ledezma; Magdaleno Cano, Rigoberto Cisneros, Carlos Gómez y Everardo Rodríguez Plata; Jorge Garibaldi, Carlos Zanata y Eduardo Cisneros; Raúl Isiordia, Antonio das Graças “Totonho” y Rubén Romeo Corbo.

Conscientes de la urgencia por retomar el paso triunfador, los Rayados saltaron a la cancha en plan arrollador.

Apenas a los 6 minutos, Corbo hizo de las suyas por la banda izquierda. “El Pato” desbordó, llegó a línea de fondo y envió un centro que la defensa rechazó. El rebote lo tomó Zanata, que de primera centró de nuevo al área donde Cisneros conectó de cabeza a segundo poste. El balón pegó en el travesaño pero el “Cora” Isiordia estuvo atento para poner su frente y enviar el balón al fondo de las redes e iniciar la fiesta en el Universitario.


El equipo regiomontano contó con grandes figuras.

Tan solo tres minutos después, Rodríguez Plata se lanzó al frente, envió un centro al área, que Corbo, de espaldas a la portería, le bajó a Isiordia, quien llegaba corriendo y de frente a la portería. “El Cora” pateó raso con la derecha y el balón entró pegado al poste izquierdo para poner el 2-0.

En el minuto 17, el “Vaquero” Cisneros recuperó un balón en el medio campo y envió un centro largo a la banda derecha. Isiordia desbordó solo por la derecha y envió un centro al área que fue desviado por un defensa.

Sin embargo, el desvío del balón no fue efectivo, ya que el defensor solo impidió que su portero cortara el centro y, por el contrario, el esférico le quedó a modo a Zanata que con el marco abierto no falló para poner el 3-0.

Los jugadores del Veracruz se mostraban desconcertados. No lograban detener los embates rayados ni armar jugadas de peligro. Jorge Garibaldi, el joven canterano que realizaba labores de recuperación para Rayados, se dio gusto robando balones para servirlos luego a sus colegas mediocampistas: Eduardo Cisneros y Carlos Zanata.

El cuarto gol cayó en el minuto 30. Corbo cambió de juego para Isiordia, este filtró para Totonho. El brasileño se llevó por piernas a Guarací Barbosa (quien había sido jugador de Rayados de 1960 a 1976) y burló al portero que salió a cubrirlo.

Sin embargo, por burlar al portero, perdió el ángulo de tiro, por lo que envió un centro al corazón del área, donde llegaban solos el Cora y Corbo. El primero no tuvo problema para conectar el centro de Totonho y firmar su primer y único ‘hat-trick’ vistiendo la camiseta del Monterrey.


Raúl “Cora” Isiordia tuvo una noche de ensueño en el Estadio Universitario.

Con cuatro goles de ventaja, los Rayados se fueron relajados al vestidor mientras en la tribuna el público festejaba. El segundo tiempo tuvo, aparentemente, un inicio igual de trepidante. Apenas al 47’, Zanata envió un centro bombeado buscando a Totonho. El defensor veracruzano, Jorge Torres Salinas, se adelantó a cortar el centro, pero su rechace fue equivocado y solo logró enviar el balón a su propia portería para el quinto gol albiazul.

El resto del partido tuvo pocas emociones. Con cinco goles de ventaja, Rayados bajó la intensidad y comenzó a cuidarse de cara al cierre de calendario. Fidel Mejía y Julio Báez ingresaron en ese segundo tiempo para refrescar el medio campo y la defensa, en lugar de Rigoberto Cisneros y de Carlos Zanata.


Grandes futbolistas pasaron por las filas del Monterrey.

Con el silbatazo final de Jorge Narváez, los Rayados rompieron una racha negativa de cinco partidos sin ganar y volvieron a alejarse de su perseguidor en el grupo.

El contundente triunfo les regresó el ánimo y, aunque Gloria no terminaría la temporada, el equipo conseguiría regresar a la Liguilla por el título del futbol mexicano.

Aquella tarde del 24 de marzo de 1979, Raúl Isiordia tuvo su mejor tarde como jugador rayado en las dos temporadas que vistió los colores del Monterrey.

Alberto Barrera-Enderle

  1. Banner 173
  2. Banner 5
  3. Banner 142