Logo Logo small

Logo Logo Small

  1. Youtbe
  2. Instagram
  3. Twitter
  4. Facebook
Cortesía

EN 1985, LOS RAYADOS SACARON UN TRIUNFO EN SU ÚLTIMO PARTIDO CONTRA EL ZACATEPEC EN PRIMERA DIVISIÓN

10 de Marzo de 2022. 7:47 pm.

La temporada 1984-1985 no fue precisamente la mejor en cuanto a resultados para los Rayados. Sin embargo, en esa campaña ocurrió un cambio de timón en la dirección técnica que sería fundamental para la historia del equipo.

Roberto Matosas dejó la dirección técnica del Primer Equipo y, en su lugar, la directiva designó a Francisco Avilán, sin duda el personaje más indicado en ese momento debido a su amplio conocimiento del plantel y de la prometedora generación de elementos jóvenes de las Fuerzas Básicas.


Roberto Matosas dejó la dirección técnica de los Rayados.

“Pancho” Avilán tomó la responsabilidad de la nave rayada a partir de la jornada 21, cuando el equipo se encontraba en los últimos lugares de la tabla general y el fantasma del descenso parecía asomarse.

A pesar de ello, Avilán confió en el grupo de jóvenes y poco a poco fue imprimiéndole su estilo. Los resultados no llegaron de inmediato, pero el equipo comenzó a sumar poco a poco.


Francisco Avilán, quien había sido jugador de Rayados, tomó la dirección técnica del equipo.

Los primeros triunfos de Avilán como técnico rayado llegaron en las jornadas 24 y 25 al vencer al Atlético Potosino en San Luis Potosí y a la Universidad de Guadalajara (en el partido que fue el debut de Guillermo “Turbo” Muñoz).

En la jornada 26, el Monterrey fue derrotado en su visita al Atlas. En la 27, los Rayados empató a uno con los Ángeles de Puebla en el Estadio Tecnológico para después ser derrotados en la capital del país por el Atlante en la jornada 28.


Rito Luna, parte de la defensa albiazul.

La Pandilla de Avilán regresó al triunfo en la jornada 29 al vencer 2-0 al Necaxa con anotaciones de Mario de Souza Mota “Bahía” y de Rafael “Xalapa” Ortega. Triunfo vital que le permitió a los Rayados alejarse un poco del farol rojo.

Sin embargo, la visita a Zacatepec que el calendario le tenía reservado a los albiazules en la jornada 30 sería aún más importante.

Los legendarios Cañeros del Zacatepec, equipo histórico del futbol mexicano y que fuera campeón dos veces en los años cincuenta, pasaba ahora por severos problemas deportivos.


El delantero Vilson Tadei llegó al Monterrey luego de brillar en su natal Brasil.

Si el Monterrey quería alejarse de manera decisiva del fantasma del descenso, debía sortear la difícil aduana del Estadio Agustín “Coruco” Díaz, una de las más complicadas para cualquier equipo en el futbol mexicano debido al calor y la humedad de la región, al ambiente hostil de su afición y a la garra con la que solía jugar los cañeros

El partido entre Rayados y Zacatepec, escuadras que ocupaban los lugares 16 y 17 de la tabla general, se programó para el domingo 10 de marzo de 1985, es edcir, hoy hace exactamente 37 años.

Pancho Avilán envió a la cancha del “Coruco” Díaz el siguiente once: Gregorio Cortés; Joel García, Álvaro Fuentes, Rito Luna y Daniel Mora; Rafael Ortega, Antonio “Morris” Ruiz y Vilson Tadei; Francisco Romero, Mario de Souza Mota “Bahía” y Francisco Javier “El Abuelo” Cruz.


Álvaro Fuentes, defensa de los Rayados.

El partido fue un típico encuentro en la “selva cañera”. Once aguerridos elementos verdiblancos, apoyados por su enjundiosa afición, peleaban cada balón a muerte ante el rival asfixiado por la inclemente humedad del entorno.

Apenas habían transcurrido 22 minutos cuando lo peor se presagiaba para la suerte de los albiazules: Goyo Cortés, el gran portero rayado y seleccionado nacional, salió lesionado en tremendo choque al salir a cortar el centro.


Gregorio “Goyo” Cortés tuvo que salir de cambio por lesión.

El experimentado Goyo no pudo continuar y Avilán llamó entonces al portero suplente: Román Ramírez, quien debutó como portero rayado en Primera División.

Varios de los elementos del Monterrey eran muy jóvenes y fueron presa fácil al marcaje férreo y casi violento de los defensores albiverdes.

El “Abuelo” Cruz resintió varias de las entradas fuertes que recibió y su lugar lo tomó en el segundo tiempo Antonio “La Moca” González, otra de las grandes promesas de la cantera rayada.

“La Moca” apenas había debutado semanas atrás y era un elemento de gran versatilidad que podía jugar tanto en el medio campo como en la defensa central. Años después incluso se desempeñará como lateral derecho.

En el segundo tiempo, los Rayados tocaron la puerta defendida por Juan Carlos Vega una y otra vez. Bahía, Tadei y Pancho Romero estaban combinándose adecuadamente y el gol ya se sentía en el ambiente.


Francisco Romero abrió el marcador con un cabezazo.

En el minuto 66, el brasileño Vilson Tadei, figura del Gremio de Porto Alegre, cobró un tiro de esquina cerrado. Pancho Romero, una de los mejores mediapuntas surgidos de la cantera rayada, estuvo atento para darle un frentazo al balón y callar al “Coruco” Díaz.

En el resto del encuentro, el Zacatepec intentó emparejar los cartones, pero sus elementos de ataque fueron bien nulificados por la estupenda labor defensiva y de recuperación de “La Moca” y del capitán rayado Rafael “Xalapa” Ortega.


La férrea defensa de Antonio “La Moca” González fue clave para mantener el marcador en la recta final.

El debutante Román Ramírez tuvo poca intervención y cuando fue requerido estuvo atento para aplacar los ánimos locales.

Finalmente, el árbitro Edgardo Codesal decretó el final del partido. Los Rayados de Avilán ligaban su segundo triunfo y se alejaban del problema del descenso.

Pocos sabían que en ese momento comenzaría un repunte del equipo que culminaría casi un año después con la obtención del primer título de Liga.

Por lo pronto, aquella tarde del 10 de marzo de 1985, los Rayados vencieron al Zacatepec en lo que fue el último enfrentamiento entre Cañeros y Rayados en la historia de la Primera División del futbol mexicano, ya que el conjunto albiverde descendió al terminar esa temporada.

Alberto Barrera-Enderle

  1. Banner 173
  2. Banner 5
  3. Banner 142