Logo Logo small

Logo Logo Small

  1. Youtbe
  2. Instagram
  3. Twitter
  4. Facebook
Cortesía

RAYADOS VENCIÓ 4-1 AL ATLANTE EN DICIEMBRE DE 1977

12 de Diciembre de 2021. 8:03 pm.

En la primera mitad de la temporada 1977-78, Rayados desarrolló un futbol de altura y cerró el año de 1977 en gran nivel.

En la jornada 9, disputada el 25 de septiembre de 1977, el Monterrey había perdido por última vez. Tras esa derrota en la cancha del Puebla, La Pandilla que dirigía el chileno Fernando Riera había doblegado 2-1 a los Tecos de la UAG en el Universitario; en la 11, Rayados empató a uno en su visita al Jalisco; en la 12, los de Riera se impusieron 2-0 al Unión de Curtidores.


Fernadno Riera dirige una práctica en 1977.

Posteriormente, en la jornada 13, Rayados empató sin goles con el Guadalajara; en la 14, en un emocionante partido en el Azteca, América y Monterrey repartieron puntos al empatar a dos goles. En la jornada 15, en el Universitario, Rayados venció 4-2 al León para después volver al Azteca, ahora frente a Cruz Azul, y repetir el marcador de empate a dos goles.

De esta manera, y tras 16 jornadas, el Monterrey marchaba en cuarto lugar de la tabla general con 20 puntos. Toluca con 24, Pumas con 23 y el América 22 eran los únicos equipos que llevaban más puntos que el Monterrey.

En cuanto a la tabla de grupos, América lideraba el Grupo 2, en el que Rayados marchaba segundo. La pelea por la cima del grupo era tan cerrada que Rayados no podía darse el lujo de dejar ir puntos, mucho menos en casa.


Leo Alvarez hizo dupla con Nelson Sanhueza en la central.

Para la jornada 17 el rival a vencer eran los Potros de Hierro del Atlante, escuadra que, aunque recién había ascendido a Primera División (tras jugar la temporada 1976-77 en Segunda División), estaba desplegando un buen futbol que lo tenía a mitad de la tabla general, pero en primer lugar de su grupo con 16 puntos, encima de otros equipos poderosos como Cruz Azul y el Guadalajara.

El Atlante, dirigido por el legendario José “Che” Gómez, contaba con elementos jóvenes, pero muy veloces que complicaban la circulación de la pelota del rival como Alejandro “Bonavena” Ramírez, Gustavo Beltrán, Crescencio Sánchez y Gerardo Lugo.

El partido entre Rayados y Atlante tuvo lugar el 10 de diciembre de 1977 a las 17:00 horas en el Estadio Universitario. El invierno y la lluvia estuvieron presentes en el estadio. El partido se jugó a una temperatura de 7 grados acompañado de una pertinaz lluvia que no amedrentó a la afición Rayada.


Nelson Sanhueza fue el líder de la zaga.

El técnico albiazul, Fernando Riera, envió al campo el siguiente cuadro titular: Sergio Bratti; Magdaleno Cano, Nelson Sanhueza, Leonardo Álvarez y Basilio Salazar; José Sánchez, Francisco Solís, Eduardo Cisneros; Eduardo Moses, Milton Carlos y Rubén Romeo Corbo.

En los primeros 27 minutos, el partido fue muy parejo, ambas escuadras llegaron peligrosidad al marco. De hecho, en el minuto 20, el Atlante logró ponerse en ventaja. Arturo Zárate envió un centro cerrado al área que Nelson Sanhueza no consiguió cortar. El balón le quedó a modo a Gerardo Lugo, quien prendió con potencia el balón poniéndole pegado a la base del poste para abrir el marcador.

El Atlante tomó aún más confianza para ir al frente. El Monterrey tardó siete minutos en sacudirse la presión del Atlante, pero en cuanto lo hizo, el partido se transformó en uno de pleno dominio albiazul.


Eduardo Cisneros se apuntó un doblete.

La jugada del gol del empate la hizo toda Paco Solís, al conducir por el centro del campo eludiendo a dos rivales y filtrando después a la izquierda para Rubén Romeo Corbo, quien, de zurda sacó un disparo muy potente pegado al primer poste, imposible para portero Armando Franco del Atlante.

El gol albiazul acabó con la moral de los azulgranas y, cinco minutos después, Pepe Sánchez adelantó a La Pandilla tras un pase largo de Lalo Moses, que Corbo prolongó para la llegada de Sánchez. Tras controlar el balón, Sánchez eludió al portero y sin problema empujó la redonda al fondo de las redes. Con el marcador 2-1 favorable para el cuadro local terminó el primer tiempo.


Paco Solís fue el armador del equipo.

En el segundo tiempo, los Rayados salieron decididos a finiquitar rápido el encuentro. Con tan solo nueve minutos transcurridos en el complemento, el habilidoso extremo derecho Eduardo Moses dribló a dos defensores y envió un centro al corazón del área. Eduardo “Vaquero” Cisneros se le adelantó no solo a los defensores visitantes sino también a su compañero Corbo para “matar” el balón con el pecho y de derecha fusilar al joven cancerbero azulgrana.

Catorce minutos después, nuevamente Moses y Cisneros se combinaron por el extremo derecho para que el primero nuevamente le sirviera un balón a modo a Cisneros, quien desde los linderos del área sacó un disparo elevado potente inalcanzable para el meta visitante.

El 4-1 era ya demasiado pesado para los Potros de Hierro. Sus jugadores comenzaron a perder la cabeza y a cometer faltas graves sobre sus rivales. En el minuto 72, Milton Carlos fue agredido por Gustavo Beltrán y como el delantero rayado respondió la agresión ambos fueron expulsados. José Luis Saldívar, que se encontraba en la banca, también fue expulsado por insultar al árbitro.


José Sánchez anotó el segundo.

El arbitraje parecía írsele de las manos al árbitro Mario Rubio. Afortunadamente, el resultado era ampliamente favorable para La Pandilla, la cual logro consumir de manera inteligente los minutos que quedaban.

Rayados venció al Potro de Hierro y llegó a ocho partidos de liga sin conocer la derrota. Además, el equipo de Riera se mantenía en la pelea por la disputa del título. Triunfo contundente aquel que consiguió el Monterrey hace 44 años regalándole a sus aficionados una tarde de goles como premio por resistir estoicamente el frío y la lluvia.

Alberto Barrera-Enderle

  1. Banner 173
  2. Banner 5
  3. Banner 142