Logo Logo small

Logo Logo Small

  1. Youtbe
  2. Instagram
  3. Twitter
  4. Facebook
Cortesía

EN 1998, RAYADOS VENCIÓ 3-2 AL LEÓN EN “EL PARTIDO DEL AGUACERO”

16 de Octubre de 2021. 12:17 pm.

Los Rayados iniciaron con el pie derecho su andar en el torneo Invierno 1998 ganando su primer partido y empatando el segundo. El equipo se encontraba sumido en problemas administrativos y deportivos, por lo que cada punto sumado aportaba oxígeno.

Para la fecha 3, Rayados recibiría al León, escuadra que apenas en diciembre de 1997 había perdido la final del futbol mexicano en una recordada serie contra Cruz Azul.

El partido, originalmente programado para el sábado 15 de agosto de 1998, tuvo que re-agendarse para el miércoles 19 de agosto a las 20:00 horas debido a un compromiso internacional del cuadro esmeralda.


José Treviño (izq.) fue el director técnico de los Rayados de Monterrey en esa temporada.

El técnico rayado, José Treviño, decidió enviar a la cancha la siguiente alineación: Óscar Dautt; Carlos Amaral, Gastón Obledo, Renato Ferreira y Salvador Arévalo; Marcelino Bernal, Érik Hernández, Ramón Morales y Antonio Mohamed; Cristian Domizzi y Edson Luis Zwaricz.

Todo el plantel, titulares y suplentes, entraron a la cancha con una manta gigante en honor al recientemente fallecido Salvador Mora, el eterno masajista del Monterrey, quien apenas el 11 de agosto había fallecido.

Chava Mora, como le decían en confianza, es de esas figuras emblemáticas en la historia del Club. En diciembre de 1973, Salvador Mora llegó a nuestra institución para ser el nuevo masajista oficial en sustitución del retirado Ignacio “Pelón” García (otro masajista emblemático en la historia del Monterrey) y mantenerse en su cargo hasta mediados de 1998. El público se unió al homenaje y le rindió una gran ovación a alguien que, desde su trinchera, dio todo por los colores del Monterrey.

El partido inició cuesta arriba para los Rayados. El León salió a comerse la cancha y se apoderó del mediocampo rayado. Óscar Dautt tuvo unos primeros minutos de mucho trabajo salvando cuanto pudo su marco, hasta que en el minuto 19 no consiguió detener el remate del argentino Edgardo Fabián Prátola, que de derecha cerró la pinza a centro de Bejines.

El gol de los “Panzas Verdes” caló hondo entre los más de 28 mil aficionados que se dieron cita en el Tecnológico. Peor aún, cayó en el ánimo el segundo gol esmeralda apenas cuatro minutos después.


Marcelino Bernal condujo los hilos del medio campo rayado.

Alberto “Guamerú” García, elemento que debutó en el futbol mexicano y brillara con nuestra camiseta, disparó de larga distancia con su educada pierna izquierda y puso el balón en el ángulo para ampliar la ventaja de los visitantes.

El panorama no lucía nada alentador para los Rayados. Pepe Treviño entendió que estaba siendo ampliamente superado en el medio campo por lo que se apresuró a modificar y corregir esa situación.

Mientras preparaba el cambio, Rayados acortó distancias. En el minuto 31, Antonio Mohamed cobró un tiro de esquina. Su centro fue a primer poste donde apareció su compatriota Cristian Domizzi para peinar el balón y poner el primero de Rayados, desatando la alegría en la tribuna.

En el minuto 36, Ramón Morales salió de la cancha y en su lugar ingresó Manuel Sol, un elemento con más condiciones de recuperación que Morales. El cambio se sintió rápido y Rayados comenzó a tener más la pelota, cerrando de mejor manera el primer tiempo. Los equipos se fueron al descanso con la ventaja de 1-2 para el León.


Manuel Sol entro para recuperar el control del medio campo.

En el complemento, Rayados saltó con la intención de emparejar los cartones desde el primer segundo. El equipo tuvo llegada por una banda y por la otra. Tanto el brasileño Zwaricz como el “Pájaro” Domizzi concretaron un par de remates al arco que fueron contenido por el portero Ángel David Comizzo.

En el minuto 51, el partido tuvo su punto de quiebre. En una gran jugada colectiva rayada, Érik Hernández se plantó frente a Comizzo, quien lo derribó. El silbante José de Jesús Robles no solo marcó penal sino también expulsó a Comizzo.

En el instante en que el silbante mostró la tarjeta roja, el cielo “se abrió de par en par” y una lluvia impresionante cayó sobre el Tecnológico. El técnico del León, Alberto Guerra, enviaba al campo al portero Alberto Guadarrama para intentar detener el penal.

Mientras el “Turco” Antonio Mohamed se preparaba para ejecutar la pena máxima y la lluvia caía sin piedad, el público celebraba cantando y lanzando porras en la tribuna. La lluvia, lejos de amedrentarlos, les inyectó más alegría y frescura (porque en agosto, como sabemos, el calor es insoportable en la ciudad).

Finalmente, en el minuto 55, Mohamed pudo cobrar el penal y lo hizo de manera correcta venciendo a Guadarrama. El gol del empate solo le dio más felicidad a la tribuna y minutos después la lluvia cedió en su intensidad por lo que el partido no tuvo que ser suspendido.


Antonio Mohamed (izq.) junto a Sergio “Alvin” Pérez.

El momento del encuentro era para el Monterrey. El equipo, motivado por reponerse de dos goles de desventaja y encontrarse ahora en superioridad numérica, se lanzó con todo al frente y el gol de la ventaja se presentía en el ambiente.

Pepe Treviño tampoco escatimó en buscar ese gol y envió al campo a dos elementos ofensivos. Primero, en el minuto 62, Omar Gómez entró sustituyendo a Érik Hernández y ocho minutos después, Edson Zwaricz dejó su lugar para la entrada de Sergio “Alvin” Pérez, elemento con mayor rapidez y movilidad que el brasileño.


El portero Óscar Dautt y el director técnico Pepe Treviño.

Por casi veinte minutos, este tercer gol se le negó a La Pandilla. Sin embargo, el empuje que aportaron los cambios terminó por inclinar la balanza hacia los de casa. En el minuto 75, Antonio Mohamed, exhibiendo su enorme talento futbolístico, envió un centro medido y raso a segundo poste para que el “Pájaro” Domizzi llegara puntual a la cita y en dos tiempos pusiera el tercer gol del Monterrey y su segundo gol de la noche.

El partido terminó con marcador final de 3-2. La Pandilla le regalaba a su afición un triunfo emocionante y fundamental. “La mojada valió mucho la pena”, coincidieron en afirmar decenas de aficionados al salir del Tecnológico. Los Rayados continuaban invictos y seguían sumando puntos que habrán de ser vitales al final del año futbolístico 1998-1999.

Alberto Barrera-Enderle

  1. Banner 173
  2. Banner 5
  3. Banner 142