Logo Logo small

Logo Logo Small

  1. Youtbe
  2. Instagram
  3. Twitter
  4. Facebook
Cortesía

EN 1991, LOS RAYADOS CONSIGUIERON SU PRIMER TÍTULO DE COPA

20 de Octubre de 2020. 7:07 pm.

En los años sesenta, el Monterrey se quedó en dos ocasiones a un paso de la gloria en el torneo de Copa. Primero, en abril de 1964, los Rayados cayeron en serie de penales ante el América en la final de Copa disputada en el Estadio Olímpico Universitario.


El plantel de Rayados que disputó la final de la Copa en 1991.

Originalmente, la final se disputó el domingo 19 de abril de ese año a mediodía en el mencionado estadio. El partido terminó sin goles. Debido al empate, la Federación Mexicana de Futbol decidió que se jugará otro partido dos días después en el mismo escenario y en caso de empate, se pasaría directamente a la definición por penales.

Los Rayados se pusieron arriba en el marcador con gol de Salvador Vargas, pero el América respondió y empató el juego. Al final, todo se decidió desde los once pasos y la gloria se le escapó a La Pandilla en esa instancia.


Francisco Javier "El Abuelo" Cruz fue pieza clave en el campeonato de Copa, disputado en 1991.

Casi cinco años después, el Monterrey tuvo una nueva oportunidad de ganar la Copa. Bajo la dirección técnica de Ignacio Jáuregui, el Monterrey avanzó a la final de Copa 1968-69 tras golear al Guadalajara en la semifinal.

El rival en la final fue el Cruz Azul. Previo al torneo se había establecido que la final se jugaría en cancha neutral. La sede elegida fue el Estadio Azteca, considerando que en aquel entonces el Cruz Azul aún tenía su sede en la ciudad de Jasso, Hidalgo.


Los jugadores Rayados festejaron el título.

La final fue muy disputada y en noventa minutos el marcador no consiguió abrirse. En los tiempos extras, Cruz Azul se impuso 2-1. El gol rayado lo anotó Ubirajara Chagas “Bira”.

En la segunda mitad de los años setenta, el torneo de Copa dejó de disputarse y no sería sino hasta finales de la década siguiente en que la Federación Mexicana de Futbol ordenaría su regreso.

En la temporada 1989-90, el Monterrey se quedó a un paso de avanzar a la final de Copa al ser eliminado en la cancha del Puebla en un partido polémico.


Guillermo Vázquez.

La revancha para el Monterrey llegaría en el torneo de Copa 1991-92. Este torneo se disputó en los meses de agosto y septiembre de 1991. En ese entonces, los Rayados estrenaban técnico en la persona de Miguel Mejía Barón, quien tomó a un equipo bien armado y que había terminado como sublíder general en la temporada anterior bajo el mando del chileno Pedro García.

Con algunas novedades en la plantilla (como Guillermo Vázquez y Luis Antonio Valdez), Mejía Barón no tuvo problemas para hacer funcionar adecuadamente al equipo que le heredaron.

El Monterrey avanzó con facilidad en la fase de grupos de la Copa. En la ronda final, le tocó jugar en Puebla ante los Camoteros y el Cruz Azul.

En cuartos de final eliminó al equipo de casa en serie de penales. En la semifinal, también disputada en el Estadio Cuauhtémoc, los Rayados eliminaron al Cruz Azul por marcador de 2-1 con goles de Guillermo Muñoz y Alberto “Guamerú” García.

De esta manera, el Monterrey avanzó a la gran final de Copa en la que enfrentaría a las Cobras de Ciudad Juárez.

La final originalmente estaba pactada para jugarse en el Estadio Azulgrana de la Ciudad de México. Al no avanzar ningún equipo capitalino, la Federación Mexicana aceptó la propuesta de los dos equipos finalistas para llevarla al norte. Entre las dos directivas decidieron que se jugara en el Estadio Tecnológico y se dividieran la taquilla.

Varios elementos del Monterrey campeón de liga en 1986 permanecían en el plantel: Antonio González, Guillermo Muñoz, Héctor Becerra, Francisco Javier Cruz y Missael Espinoza.

Todos ellos, además, habían surgido de la cantera rayada. Mario de Souza Mota “Bahía” no participó en este torneo de Copa debido a que al final de la temporada 1990-91 había decidido retirarse. La directiva lo convenció de regresar, pero no alcanzó a llegar a tiempo para disputar el torneo de Copa.


Guillermo Vázquez anotó para el Monterrey.

La final de Copa se disputó el domingo 8 de septiembre de 1991. Miguel Mejía Barón envió a la cancha la siguiente alineación: Tirzo Carpizo; Antonio González, Rafael Bautista, Alejandro Hisis y Guillermo Muñoz; Guillermo Vázquez, Alberto García, Germán Martellotto y Luis Antonio Valdez; Missael Espinoza y Francisco Javier Cruz.

Las Cobras sorprendieron cuando antes del minuto 1 abrieron el marcador en los botines del hondureño Eduardo Bennett. Los Rayados estuvieron unos minutos desconcertados hasta comenzaron a conectarse.

Transcurrían catorce minutos cuando Germán Ricardo Martellotto sacó a relucir su calidad de crack: tomó un balón en medio campo y fue driblando rivales hasta ceder en corto al “Guamerú”, quien de espaldas al marco y desde los linderos del área, le dejó el balón al mismo Martellotto que de derecha empalmó con disparo raso y colocado.


Mario Castillejos padre festejó en grande el Campeonato de Copa.

Tras el golazo de Martellotto, los Rayados fueron un torbellino sobre la meta defendida por Alan Cruz. En uno de tantos desbordes del “Abuelo” por la banda izquierda se originó la jugada del segundo gol. “El Abuelo” desbordó centró, Martellotto remató, pero un defensor tapó. El balón le quedó al “Cadáver” quien solo tocó hacia atrás para la llegada de Memo Vázquez, quien a toda velocidad eludió al rival y disparó potente para poner al Monterrey 2-1 al frente.

Los Rayados se fueron al descanso despedido por una sonora ovación del público. Para el complemento, el equipo de casa salió a decidido a finiquitar la obra. Al minuto 62, entre “El Guamerú”, “El Abuelo” y Memo Vázquez armaron una jugada a balón parado que Vázquez nuevamente aprovechó para poner el 3-1.


Alejandro Hisis brilló con Rayados.

Las tribunas eran una fiesta total. Faltando nueve minutos, Martellotto le puso la cereza al pastel al aprovechar un error de los defensores fronterizos para avanzar solo a la portería y definir sobre la salida del portero: 4-1.

Ya nada ni nadie le quitaría al Monterrey su primer título de copa. Ni siquiera el gol que en la compensación logró Víctor Cossío dejar las cifras definitivas en un 4-2.

El árbitro Miguel Ángel Salas pitó el final y estalló la locura. Los Rayados eran campeones de Copa por primera vez en su historia.

Un título merecido para la afición y para el plantel rayado que deleitó al público en las dos temporadas anteriores.

Por si fuera poco, Germán Ricardo Martellotto, con sus dos goles en la final, se coronó campeón de goleo del torneo de Copa. Así se escribió una historia rayada memorable aquel 8 de septiembre de 1991 en el Estadio Tecnológico.

Alberto Barrera-Enderle

  1. Banner 70
  2. Banner 5
  3. Banner 142