Logo Logo small

Logo Logo Small

  1. Youtbe
  2. Instagram
  3. Twitter
  4. Facebook
Cortesía

RAYADOS GOLEÓ 4-0 AL NECAXA EN EL REGRESO DE “BAHÍA”

14 de Agosto de 2020. 12:19 pm.

En el receso ocurrido entre las temporadas 1990-91 y 1991-92, los Rayados experimentaron varios cambios importantes. El más significativo fue el de director técnico: Pedro García dejó el banquillo y, en su lugar, llegó Miguel Mejía Barón.

Mario de Souza Mota “Bahía”, en ese momento el máximo goleador en la historia del Club, anunció, al final de la temporada 1990-91, su intención de regresar a su patria. La afición se le entregó al brasileño agradeciéndole su entrega y sus goles en el equipo.

Semanas antes del inicio del torneo de liga 1991-92, los Rayados, ya con Mejía Barón al mando, disputaron el torneo de Copa.

Conforme los Rayados mantenían un buen paso en el certamen copero, la directiva y Mejía Barón decidieron convencer de nueva cuenta a “Bahía” para que regresara.

El delantero accedió, pero los trámites migratorios se demoraron y no alcanzó a estar con el equipo durante la conquista del título de Copa obtenido el 8 de septiembre de 1991.

El Monterrey inició la liga como local, empatando a dos goles ante el Atlante. El El partido se llevó a cabo en el Estadio Marte R. Gómez de Ciudad Victoria, Tamaulipas porque el Tecnológico había sido vetado un partido tras un incidente durante los cuartos de final de la temporada anterior.

En la siguiente jornada, los Rayados perdieron en Torreón frente al Santos Laguna. En ambos cotejos, “Bahía” aún no estuvo listo para participar y el equipo estaba resintiendo el cambio de sistema introducido por el técnico Mejía Barón.


Mario de Souza Mota “Bahía” no pudo jugar en la jornada 1 y 2.

En la jornada 3, los Rayados recibirían al Necaxa el sábado 28 de septiembre de 1991. La Afición estaba ilusionada de poder ver finalmente al equipo en el Tecnológico y asistieron en masa al estadio.

Mejía Barón decidió seguir haciendo algunas improvisaciones, como poner al chileno Alejandro Hisis de lateral derecho y a Luis Antonio “Cadáver” Valdez como doble contención. En la delantera finalmente apareció “Bahía”.

La alineación fue la siguiente: Tirzo Carpizo; Alejandro Hisis, Antonio González, Rafael Bautista y Guillermo Muñoz; Guillermo Vázquez, Luis Antonio Valdez, Gerardo Jiménez y Missael Espinoza; Mario de Souza Mota y Francisco Javier “El Abuelo” Cruz.

El Necaxa estaba iniciando un proceso de transformación y contaba con un plantel interesante. Ya contaba con elementos estelares como Álex Aguinaga, Ricardo Peláez, Alberto García Aspe y el peligroso delantero chileno Ivo Basay.

Estos jugadores serán la columna vertebral del futuro Necaxa bicampeón de mediados de los años noventa, pero en 1991 ese proceso apenas comenzaba bajo la dirección técnica del argentino Roberto Marcos Saporiti (aquel que fuera jugador de Rayados en 1968).


El plantel de los Rayados en la temporada 1991-92.

El trámite del partido fue sencillo para el Monterrey gracias a que, muy temprano en el juego, los Rayados elaboraron una buena combinación por la banda derecha. Antonio González terminó enviando un centro al área, en donde apareció solo “Bahía” para definir de zurda. Solo seis minutos le tomó a “Bahía” reencontrarse con el gol en su regreso al equipo.

Siete minutos después, “Memo” Vázquez envió un centro peligroso al área del Necaxa. Ricardo Peláez, quien había bajado a defender, se lanzó “de palomita” para cortar el centro, pero solo consiguió anidar el balón en su propia cabaña, dejando inmóvil al experimentado portero Nicolás Navarro.

En la segunda mitad, la tónica del partido fue la misma: Necaxa no se encontraba en la cancha y el Monterrey no dejaba de insistir, impulsados constantemente por la Afición.

En el minuto 55 de tiempo corrido apareció la dupla legendaria: Abuelo-Bahía para poner el 3-0. “El Abuelo” volvió a desbordar con facilidad por su banda y “Bahía” apareció oportuno para cerrar la pinza y celebrar su segundo gol de la tarde.


“Bahía” ante Necaxa en 1990-1991.

Cuatro minutos después, “Bahía” fue quien escapó por la banda derecha, llegó casi hasta la línea de fondo y sacó un centro raso en donde apareció Gerardo “Chagui” Jiménez para acudir oportuno a la cita y marcar el cuarto gol y ponerle cifras definitivas al encuentro.

En los últimos ocho minutos, Mejía Barón envió a la cancha a Martín Hernández por el “Chagui” Jiménez y a Juan Antonio “El Zurdo” Flores Barrera por “Bahía”, quien salió entre una fuerte ovación y una carretada de aplausos.

La afición estaba contenta porque el goleador brasileño, “El Avioncito”, estaba de vuelta con el uniforme azul y blanco.

El árbitro Antonio Marrufo señaló el final del encuentro. La pirotecnia del Estadio Tecnológico estalló y el himno del Monterrey se escuchó a todo volumen mientras la Afición cantaba y abandonaba el estadio con el ánimo a tope.

“Bahía”, por su parte, tuvo un regreso soñado al Monterrey: dos goles y un pase para gol que fueron clave para que el equipo obtuviera su primera victoria de la temporada.

Alberto Barrera-Enderle

  1. Banner 173
  2. Banner 5
  3. Banner 142