Logo Logo small

Logo Logo Small

  1. Youtbe
  2. Instagram
  3. Twitter
  4. Facebook
Cortesía

A 22 AÑOS DEL DEBUT DE ANTONIO MOHAMED EN RAYADOS

01 de Agosto de 2020. 9:33 am.

Semanas antes del inicio del Torneo Invierno 1998, la Afición Rayada vivía llena de incertidumbre. El Club de Futbol Monterrey atravesaba una crisis económica e institucional, que el generó el temor de que el equipo iba a ser desafiliado y no podría participar en el torneo.

La directiva, encabezada por Jorge Lankenau Martínez y Guillermo de Hoyos, lograron mantener al equipo en competencia al conseguir nuevos patrocinios con los que incluso les fue posible contratar refuerzos de lujo.

Días antes del debut del equipo, el panorama ya era muy distinto. La afición comenzó a ilusionarse con la llegada de los refuerzos Manuel Sol, Gastón Obledo, Cristian “El Pájaro” Domizzi y, en especial, Antonio Mohamed, la contratación más sonada de ese mercado de fichajes y que causó un optimismo generalizado entre la Afición.


Manuel Sol fue otra de las contrataciones más sonadas para ese torneo.

Antonio “Turco” Mohamed era considerado uno de los mejores jugadores del futbol mexicano en su momento y el Monterrey logró hacerse de sus servicios ante la sorpresa de los medios nacionales.

La popularidad del “Turco” era tal, que hasta un grupo de rock de la ciudad le compuso una canción para celebrar su llegada.

El carisma del argentino quedó patente desde los primeros entrenamientos a puerta abierta: el público asistió en forma masiva al Estadio Tecnológico para verlo entrenar previo a su debut.

Los cambios en el equipo no solo fueron en la plantilla de jugadores. La dirección técnica también experimentó un cambio radical.

La era de Tomás Boy (1997-1998) había terminado meses atrás con resultados deportivos limitados.

En esta ocasión, la directiva apostó por darle la responsabilidad a un técnico hecho en casa: José Treviño.

El nuevo plantel Rayado estaba plagado de jóvenes de las fuerzas básicas, a los cuales Treviño conocía a la perfección por haber estado al frente del Saltillo, equipo filial de los Rayados en esa época.

El esperado debut oficial del equipo tuvo lugar el 1 de agosto de 1998 y días antes, la Federación Mexicana de Futbol acreditó que el Club de Futbol Monterrey contaba con solvencia para pagar los sueldos de sus jugadores y gastos operativos. Todo estaba listo para el inicio de campaña.

Aunque el Monterrey gozaba de un colchón de trece puntos en ese momento, el fantasma del descenso acechaba al equipo, por lo que sumar puntos en casa era vital desde el arranque de la temporada.

El Atlas de Ricardo La volpe fue el rival del Monterrey en esa jornada inaugural.

El cuadro rojinegro era un equipo dinámico y estaba plagado de jóvenes talentosos como Rafael Márquez, Miguel Zepeda, Juan Pablo Rodríguez, entre otros.

José Treviño, por su parte, decidió enviar a la cancha el siguiente once titular: Óscar Dautt; Érik Hernández, Carlos Amaral, Salvador Arévalo y Renato Ferreira; Manuel Sol, Gaston Obledo, Ramón Morales y Antonio Mohamed; Cristian Domizzi y Edson Luis Zwaricz.


La alineación de Rayados contra Atlas en la Jornada 1 del Torneo Invierno 1998.

El primer tiempo evidenció que ambos equipos estaban aún fuera de ritmo. Las piernas todavía duras por la agotadora pretemporada impidieron que las emociones se desbordaran sobre las porterías.

En el complemento, ambos equipos comenzarían a soltarse. Los Rayados, empujados por los más de treinta mil Aficionados, buscaron con más ahínco la portería defendida por Erubey Cabuto.

Treviño había sacado en el medio tiempo a Manuel Sol para permitir el ingreso del experimentado Marcelino Bernal y el equipo comenzó a lucir mejor.

En el minuto 60, Treviño acertó con la decisión de enviar a la cancha a la joven promesa Omar “El Van Basten” Gómez, en lugar del argentino Domizzi. Tan solo diez minutos después, “El Van Basten” se haría presente en el marcador anotando el único gol del partido.

Tras un rechace de la defensa, Mohamed tomó el balón por el lado derecho del área rojinegra y sacó un centro medido a la cabeza del brasileño Zwaricz, quien remató potente pero el balón pegó en el poste derecho del portero Cabuto.

El balón quedó a la deriva y ahí apareció oportuno Omar Gómez para mandar el balón al fondo de las redes y desatar la euforia en las tribunas.

Minutos después, Treviño sacó a Zwaricz para enviar al campo a un jugador de labores defensivas y buena estatura para el juego aéreo: Gabriel Ruiz.


Óscar Dautt platica con el entrenador José Treviño.

Los Rayados se plantaron bien y contuvieron los intentos de ataque del cuadro tapatío.

Con el marcador a favor, destacó el talento de Antonio Mohamed y el público lo celebró: sus grandes pases, jugadas de fantasía, su habilidad y astucia para proteger el balón con su cuerpo para que el tiempo se consumiera.

No había duda que la Afición Albiazul tenía un nuevo ídolo en la cancha: “El Turco” Mohamed.

El árbitro Antonio Marrufo pitó el final del partido y la celebración estalló en la tribuna.

La Afición Rayada se fue feliz a su casa tras haber presenciado el triunfo Rayado y el debut de Mohamed en aquel caluroso sábado 1 de agosto de 1998.

Los Rayados se enamoraron del juego de Mohamed y el argentino se tatuó los colores azul y blanco en el corazón.

Luego de su retiro como jugador, la historia quiso que, años más tarde, Antonio Mohamed regresara a los Rayados de Monterrey, ahora como Director Técnico.

Fue precisamente “El Turco” quien dirigió al equipo regiomontano en la inauguración del Estadio BBVA, el 2 de agosto de 2015, 17 años y un día después de su debut como jugador.

El amor de Mohamed por los Rayados ha superado expectativas: es de conocimiento popular que Antonio le prometió a su hijo Farid que quedaría Campeón con el Monterrey.

En el Torneo Apertura 2019, Mohamed pudo cumplir esa promesa, al lograr el título de la Liga BBVA MX, luego de vencer Águilas del América en el Estadio Azteca; y hoy su hijo Shayr es parte del plantel Sub 20 del equipo.

Ese 1 de agosto de 1998 iniciaba con el pie derecho la historia de Mohamed en el Monterrey, una historia que goza ya de 22 años y esperemos que sean muchos más.

¡Gracias, Antonio Mohamed, por ser parte de nuestra Historia Rayada!

Alberto Barrera-Enderle

  1. Banner 70
  2. Banner 5
  3. Banner 142