Logo Logo small

Logo Logo Small

  1. Youtbe
  2. Instagram
  3. Twitter
  4. Facebook
Cortesía

LA GENIALIDAD DE MARTELLOTTO, CLAVE PARA EL PRIMER TÍTULO DE COPA DE RAYADOS

05 de Septiembre de 2019. 2:19 pm.

Aunque el paso de Germán Ricardo Martellotto por los Rayados fue breve, su talento, carisma y buen futbol bastaron para que dejara una marca indeleble en la Historia del Club.

Llegó a nuestro equipo para la temporada 1989-90, procedente del Deportivo Cali de Colombia. Jugó como mediocampista ofensivo. Era un típico 10 del futbol sudamericano: orquestador, conductor del balón, con mucha visión de campo y buen disparo de media distancia.

Debutó con el Monterrey el 15 de noviembre de 1989, en partido de la jornada 11 en el que vencimos 2-1 al Veracruz.

Su primer gol es muy recordado porque lo hizo en un Clásico Regio contra los Tigres el 2 de diciembre de 1989. Además, fue un jugador emblemático de la legendaria “Aplanadora” de Pedro García, que de 1989-1991 conquistó a la Afición Regiomontana con un futbol vistoso y ofensivo.

Semanas antes del inicio del Torneo Copa México 1991-92, la Directiva designó como Director Técnico a Miguel Mejía Barón, quien venía de hacer Campeón a los Pumas de la UNAM.

En aquel entonces, la Copa México se disputaba previo al inicio del Torneo de Liga.

Con el cambio de técnico, el estilo de juego cambiaría, aunque Pedro García le heredó a Mejía Barón un plantel que desplegó un gran futbol durante ese torneo de Copa.

Los Rayados quedaron empatados en puntos con el Cruz Azul en la cima del Grupo 1, en el cual también estuvieron las Chivas y el Querétaro.

El equipo regiomontano eliminó al Puebla en los Cuartos de Final y al Cruz Azul en la Semifinal, y la Gran Final se jugaría el 8 de septiembre de 1991 en el Estadio Tecnológico contra las Cobras de Ciudad Juárez.


Germán Martellotto (segundo de izquierda a derecha en al fila superior) con el plantel Rayado Campeón de Copa 1991-92.

Al minuto 1, las Cobras se adelantaron en el marcador con gol del hondureño Eduardo Bennett. Sin embargo, la Afición no dejó de apoyar y empujar al equipo.

No pasaron muchos minutos cuando apareció la clase y genialidad de Martellotto, quien, luego de una pared con Alberto “Guamerú” García, anotó un soberbio gol desde fuera del área.

De ahí en adelante, los Rayados dominaron plenamente el partido: Germán Martellotto, Missael Espinoza, Alberto “Guamerú” García y Francisco Javier “Abuelo” Cruz desquiciaron a la defensa juarense.

“Memo” Vázquez hizo el segundo gol Rayado antes de terminar la primera mitad y uno más en el segundo tiempo.

La clase de Germán Martellotto se hizo presente nuevamente cuando, después de un despeje de Tirzo Carpizo, los centrales chocaron y dejaron el balón sin dueño. Martellotto condujo, encaró al guardameta y mandó el balón justo al rincón de la portería para hacer el cuarto gol albiazul de al tarde.

La Afición empezó a festejar, a ondear orgullosa sus banderas con la M y a corear el “Uno, uno, uno”.

A pesar de que las Cobras anotarían un segundo gol en tiempo de compensación, la Afición no dejó de festejar. Incluso, todo el Estadio comenzó a corear la cuenta regresiva.

Cuando el árbitro Miguel Ángel Salas finalmente dio por terminado el partido, el público, Equipo y Directiva estallaron en júbilo. La Afición festejó de gran manera con el equipo al terminar el partido.

Ese domingo, el Tecnológico vivió una de sus tardes más alegres.

El partido terminó con un contundente 4-2, con dos goles de Guillermo Vázquez y dos de Germán Martellotto, los cuales le dieron al mediocampista argentino el título de goleo del certamen con 6 anotaciones.

En aquel partido, Miguel Mejía Barón envió a la cancha la siguiente alineación: Tirzo Carpizo; Antonio “La Moca” González, Rafael Bautista, Alejandro Hisis y Guillermo Muñoz; Guillermo Vázquez, Alberto García (José Luis Salgado, 82’), Germán Martellotto, y Missael Espinoza; Luis Antonio Valdez y Francisco Javier “El Abuelo” Cruz (Héctor Gutiérrez, 82’).

El “Tato” Martellotto no solo fue el orquestador, sino el hombre gol del equipo durante este torneo de Copa, el cual Rayados ganó por primera vez, tras perder la final del certamen en 1963-64 contra América en penales y en el 1968-69 contra Cruz Azul en tiempo extra.

En los tres años que defendió nuestra camiseta, Martellotto se ganó la admiración de la Afición Rayada, que hasta la fecha lo considera uno de los mejores mediocampistas en la historia de nuestro Club.

En total, anotó 32 goles con la camiseta de los Rayados.

Actualmente reside en Argentina con su familia y ocasionalmente visita Monterrey, ciudad que, al igual que él a ella, lo dejó marcado de por vida.

¡Gracias, Germán, por ser parte de nuestra Historia Rayada!

Alberto Barrera-Enderle

  1. Banner 173
  2. Banner 5
  3. Banner 142