Logo Logo small

Logo Logo Small

  1. Youtbe
  2. Instagram
  3. Twitter
  4. Facebook
Cortesía

EN OCTUBRE DE 1973, RAYADOS VENCIÓ 7-2 AL ZACATEPEC COMO VISITANTE

08 de Octubre de 2021. 7:08 pm.

El próximo 14 de octubre se cumplirán 48 años de un triunfo rayado muy recordado por la afición albiazul: el que La Pandilla obtuvo sobre el Zacatepec con un contundente marcador de 7-2 en el estadio Agustín “Coruco” Díaz de Zacatepec, Morelos.

Ese partido, en el que el Monterrey ha anotado su mayor cantidad de goles como visitante en su historia, no fue tan sencillo como parece. En sus últimas tres visitas a la cancha de Zacatepec, el Monterrey había regresado con una derrota a cuestas.

En general, los Rayados la pasaban mal en esa cancha, como la mayoría de los equipos mexicanos. La primera visita rayada a Zcatepec ocurrió en la temporada 1956-1957 y los morelenses se impusieron 2-1.


Luis Montoya Nilo Acuña y Francisco Bertocchi fueron artífices del triunfo en Zacatepec.

En aquellos años, el Zacatepec era uno de los equipos más fuertes del futbol mexicano y de la mano de Nacho Trelles obtuvieron dos títulos de Liga (en 1954-55 y en 1957-58). De aquel equipo saldrían futuros técnicos de renombre como Raúl Cárdenas y José Antonio Roca, entre otros.

En 1960-61, los Rayados volvieron a jugar en Zacatepec y fueron derrotados 2-1. En la siguiente temporada, la 1961-62, los Rayados ganaron finalmente en Zacatepec. Con goles de Luis López y Alfredo “Fello” Hernández, el Monterrey venció 2-1 al Zacatepec, un triunfo vital porque al final de la temporada, el Monterrey consiguió permanecer en Primera División, mientras que el Zacatepec fue condenado al descenso.

Por esta razón, en la temporada 1962-63 no se vieron las caras. En 1963-64, ya con los albiverdes de regreso en el máximo circuito, los Rayados fueron derrotados 2-1. En 1964-65, el Monterrey volvió a ganar en Zacatec, nuevamente con marcador de 2-1. Los goles fueron obra de Salvador Vargas y Guillermo Vázquez.

El Monterrey repitió el triunfo en la temporada 1965-66, en la que con solitario gol de Nelson Fialho de Souza doblegó por la mínima al cuadro cañero. Aquel triunfo ocurrió el 13 de junio de 1965. El Monterrey no volvería a ganar en Zacatepec sino hasta 1973, aunque hay que considerar que entre 1966 y 1970, no pudieron enfrentarse por estar en divisiones distintas.


Gustavo “Halcón” Peña imponiendo orden en el juego aéreo.

El Zacatepec regresó a la Primera División en la temporada 1970-1971. Tanto en esa temporada, como en las dos siguientes se impuso al Monterrey con marcadores de 2-1, 2-0 y 1-0.

En 1973-74, los Rayados tuvieron una temporada de ensueño que terminó siendo la mejor de la historia del equipo hasta ese momento. Al terminar la jornada 13, el Monterrey marchaba en cuarto lugar de la tabla general con 16 puntos, producto de siete partidos ganados, dos empatados y tres perdidos.

Sin embargo, el Monterrey tenía pendiente su partido de la jornada 1 ante Veracruz. El Zacatepec, por su parte, se ubicaba en el lugar 11 de la tabla general con 12 unidades. Ambas escuadras habrían de enfrentarse en la jornada 14.

La cita fue en el Estadio Agustín “Coruco” Díaz el domingo 14 de octubre de 1973. Rayados había ganado sus dos últimos partidos (ante Atlante y Pumas) con la misma alineación, por lo que el técnico Ignacio Jáuregui no dudó en repetirla ante el Zacatepec.


Ignacio Jáuregui da indicaciones a Juan González, Gustavo Peña y Guarací Barbosa.

Los once titulares fueron: José Ledezma; Magdaleno Cano, Guarací Barbosa, Gustavo Peña y Ricardo Díaz; Francisco Solís, Luis Montoya y Francisco Bertocchi; Nilo Acuña, Milton Carlos y Pedro Damián Álvarez.

La alineación netamente ofensiva que mandó Jáuregui, sin mediocampistas de recuperación, presagiaba que sería una tarde de goles en la que ni el calor ni la humedad de la región cañera serían obstáculos.

Apenas habían transcurrido nueve minutos cuando ya el Monterrey logró ponerse en ventaja. Nilo Acuña cobró una falta desde fuera del área con un centro cerrado que el portero local rechazó débilmente dejándole el balón a Paco Solís, quien sin problema alguno envió el esférico al fondo de las redes.

La banda derecha del ataque rayado fue constantemente utilizada. La combinación de velocidad y gambeta de Montoya y Nilo Acuña fue un dolor de cabeza para los defensores morelenses. En el minuto 15, Acuña bajó al medio campo y tocó largo para Luis “Huesos” Montoya. El famoso “Huesos” desbordó y envió un centro al corazón del área que fue rematado por la frente de Milton Carlos para poner el segundo de Rayados.

Diez minutos después, el férreo defensor uruguayo Gisleno Medina cometió una falta fuera del área grande. El “Vikingo” Bertocchi tomó el balón y cobró la falta de manera espectacular enviando el balón al fondo de la portería y poner el tercer gol albiazul. El Zacatepec, completamente desorientado, intentaba reponerse de la amplia ventaja que tan temprano enfrentaba.


Francisco Bertocchi anotó el tercer gol del Monterrey.

El partido se niveló ligeramente en el control del balón. Rayados comenzó a administrar su desgaste físico y dejó que el Zacatepec atacara. Cinco minutos antes del final de la primera mitad, el Monterrey armó un contragolpe letal. Nuevamente Nilo Acuña y Luis Montoya se combinaron por la derecha para que el “Huesos” enviara otro centro venenoso. El portero Moisés Camacho y el defensor Vicente Ocampo no se hablaron y terminaron chocando entre sí. El balón quedó solo y desprotegido a merced de Milton Carlos que de derecha anotó su segundo gol de la tarde.

Luis Montoya tuvo un gran primer tiempo, pero también recibió varios golpes de sus adversarios. Ignacio Jáuregui, temeroso de que lo lesionaran, decidió darle descanso y sustituirlo por Juan González para el segundo tiempo.

Con el ingreso de González, Rayados ganaba ahora en recuperación. Un motor del medio campo, Juan González se encargaría de recuperar y enfriar el balón sin descuidar el ataque.

Precisamente, el mismo Juan González, con apenas tres minutos en la cancha, anotó el quinto gol al definir frente al portero un pase filtrado que le puso Milton Carlos.


Juan González firmó la quinta anotación para el Monterrey.

La afición cañera no daba crédito. En apenas 48 minutos su equipo ya había recibido cinco goles y empezaron a presionar a su escuadra. La presión rindió frutos porque en el minuto 51, el árbitro Javier Sánchez Galindo marcó penal a favor del Zacatepec por una mano de Guarací Barbosa dentro del área.

Rubén “El Actor” Anguiano cobró correctamente el penal y puso el de la honra para el Zacatepec. Once minutos después, Gustavo “Halcón” Peña intentó cortar un servicio cerrado, pero solo logró anotar en su propia cabaña. El marcador ya estaba 2-5 y parecía que el Zacatepec resucitaba.

Al ver la reacción de los cañeros, los Rayados volvieron a meter el acelerador para finiquitar el partido y, tan solo tres minutos después del autogol de Peña, lograron su sexta anotación.


Pedro Damián observa con felicidad cómo el balón cobrado por Acuña vence al portero.

Gisleno Medina le cometió artera falta a Milton Carlos en los linderos del área. Nilo Acuña cobró el tiro libre de manera precisa colocando el balón fuera del alcance del cancerbero Camacho para poner el marcador 2-6.

Veinte minutos después, en gran jugada personal, Milton Carlos burló a tres defensores para definir y poner cifras definitivas de 2-7.

El temible delantero brasileño del Monterrey conseguía su segundo ‘hat-trick’ en su corta estancia en el Monterrey.


Milton Carlos anotó un triplete.

Sin embargo, no todo fue felicidad para Milton Carlos aquella tarde. En el último minuto, y cuando Milton parecía enfilarse al marco por un gol más sufrió una entrada artera por parte del uruguayo Gisleno Medina. Milton Carlos terminó inconsciente y tuvo que ser sacada en camilla. El golpe que recibió fue de tal intensidad que Milton no pudo alinear en el siguiente partido.

El sonado triunfo rayado en Zacatepec confirmó la capacidad goleadora de este equipo al anotar siete goles en calidad de visitante, cifra que sigue siendo un récord en la historia de los Rayados.

De igual manera, para el Zacatepec esta fue la peor derrota que ha recibido en casa en toda su historia. Hasta esa altura de la temporada 1973-1974, La Pandilla ya había logrado triunfos abultados en calidad de visitante como los que obtuvo sobre San Luis y sobre el Torreón por marcador de 1-5, además de un 0-3 sobre Atlante en el Estadio Azteca.

El futbol completamente ofensivo de esos Rayados terminó por enamorar a una afición que había crecido inconmensurablemente en ese año sellando para siempre la relación de lealtad entre Equipo y Afición que nos ha distinguido hasta la fecha.

Alberto Barrera-Enderle

  1. Banner 173
  2. Banner 5
  3. Banner 142