Logo Logo small

Logo Logo Small

  1. Youtbe
  2. Instagram
  3. Twitter
  4. Facebook
Cortesía

OLINTO RUBINI Y SU TEMPORADA DEBUT DE ENSUEÑO

25 de Octubre de 2019. 5:51 pm.

En la temporada 1963-64, los Rayados del Monterrey, dirigidos por el uruguayo Roberto Scarone, se quedaron muy cerca de la gloria, tanto en Liga como en Copa.

En la Liga, el Monterrey terminó en tercer lugar, apenas 5 puntos abajo del campeón Guadalajara.

Por su parte, en la Copa, los Rayados perdieron la Final ante el América, en una serie muy disputada que tuvo que irse a un tercer partido, el cual, finalmente, el equipo regiomontano perdió en serie de penales.

De cara a la siguiente temporada, los Rayados no lograron retener al brasileño Javán Marinho, quien en pocos partidos demostró su capacidad goleadora.

Para cubrir ese hueco, la directiva del Monterrey apostó por otro brasileño: Olinto Sampaio Rubini, delantero nacido en 1934 en Porto Feliz, São Paulo, Brasil, y que llevaba tres años brillando en el futbol mexicano, primero con el Nacional y, posteriormente, el Oro.

Además de Rubini, el Monterrey se reforzó en varios sectores de la cancha. Para la portería trajo al histórico Jaime “Tubo” Gómez y en la defensa se apuntaló con la contratación del jalisciense Javier Bazán.

Ya comenzado el torneo, otro brasileño llegó para apuntalar el equipo: Everaldo Batista “Vevé”. Además, en esta temporada, Scarone debutó al joven Francisco Avilán.


Olinto Rubini (el penúltimo de izquierda a derecha en la fila inferior), junto al plantel de Rayados.

Olinto Rubini fue un delantero hábil, escurridizo y con gran olfato de gol.

Su debut oficial con la camiseta del Monterrey ocurrió el 6 de junio de 1964, en el partido inaugural de la temporada 1964-65.

En esa noche, el Monterrey le dio la bienvenida al Cruz Azul al máximo circuito goleándolo 4-1 en el Estadio Tecnológico.

Olinto Rubini tardó solo once minutos en anotar su primer gol como Rayado y a partir de ahí inició su paso goleador en la temporada.

Además, ayudó a ‘La Pandilla’ a escalar puestos en la tabla general y a afianzarse nuevamente como uno de los candidatos al título.

A lo largo de toda la campaña, Rubini se desempeñó como el delantero titular.

El 18 de julio de 1964 tuvo una noche inspirada en el triunfo de Rayados 3-0 sobre el León en el Tecnológico, en donde se encargó de anotar los tres goles de aquel partido, correspondiente a la jornada 7.

Antes, en las jornadas 3 y 4, había anotado un gol en cada partido, contra el Atlas y el Nacional de Guadalajara, respectivamente.

En las jornadas 8 y 9, los Rayados se enfrentaron al Morelia y a las Chivas, y a ambos les anotó un gol.

Tras ese gol ante Chivas, Rubini ligó 6 partidos sin anotar. Sin embargo, en la jornada 16 le anotó nuevamente a Cruz Azul. En la jornada 20 le anotó otro al Atlante.

Posteriormente volvió a enracharse, al anotar de manera consecutiva de la jornada 23 a la 26. En la jornada 27 no anotó.

Vino entonces el partido de la jornada 28. Rayados recibió al Necaxa el 12 de diciembre de 1964. Rayados goleó 6-2 al Necaxa. Rubini volvió a anotar tres goles, “Humaitá” anotó dos más y un joven que recientemente había debutado anotó el otro: Manuel “Manolo” Lapuente.

Extrañamente, el árbitro Rafael Valenzuela solo le acreditó dos goles a Rubini, acreditándole uno de sus tres goles a su compatriota Humaitá.

Para finalizar el torneo, en la jornada 29, Rubini le marcó un gol al Irapuato y, en la última jornada, le clavó dos al Zacatepec. De esta manera terminó en 20 goles.

Para la mala suerte de Rubini y de todo el Monterrey, el gol que el árbitro no le acreditó ante Necaxa lo privó de ser campeón de goleo.

Rubini anotó 21 goles, pero el error arbitral lo dejó en 20 anotaciones y el campeón de goleo fue otro brasileño: Amaury Epaminondas, del Oro de Guadalajara, quien terminó con 21 anotaciones oficiales.

Este honor debió haber compartido con Rubini. Desgraciadamente eran tiempos en los que no se contaba con la tecnología que en el momento se hubiera podido corregir el hierro arbitral y esto privó al Monterrey de tener su primer campeón de goleo.

De cualquier forma, el desempeño de Rubini fue extraordinario. Rayados volvió a quedarse en tercer lugar. Esta vez a tan solo 3 puntos del campeón Guadalajara.

Además de los goles anotados por Rubini en esa temporada, también es digno de resaltar que el miércoles 5 de agosto de 1964 Rayados enfrentó al poderoso Barcelona en partido amistoso. El resultado fue de empate a cuatro goles en un encuentro inolvidable.

Rubini tuvo una actuación destacada ante el cuadro culé, anotando un gol y participando en los otros tres.


Olinto Rubini en el partido entre Rayados y Barcelona.

Olinto Rubini se mantuvo en el Monterrey hasta la temporada 1967-68.

En total, anotó 38 goles oficiales con la camiseta del Monterrey. Algunas lesiones le impidieron tener la regularidad que alcanzó en su primera temporada.

Su paso por el Monterrey es gratamente recordado por la Afición Rayada.

Olinto Sampaio Rubini falleció el 18 de septiembre de 2012.

¡Gracias por ser parte de nuestra Historia Rayada!

Alberto Barrera-Enderle

  1. Banner 173
  2. Banner 5
  3. Banner 142